Segunda parte de mi Experiencia

Superé ya el mega-reto de permanecer despierta desde las seis de la mañana de un Domingo hasta las seis de la tarde del lunes.. unas 36 horas o.o y aún presumía de lucidez mental. O eso creo.

Había como 10 Haltstelle para el bus.. y me volvía loca cada vez que veía uno venir por la lejanía. A todos los abordaba con ansia y los atontaba con mis absurdas preguntas. Porque ahí.. no se cogía el bus hacia Dittelbrunn. Un señor me dice que es en Rossmarkt. Pues ok, para allá que voy. Dos euros el billete en ese bus, pienso para mi “Estará lejos.. para lo que cuesta, tiene que estar lejos”

Me siento en primera fila para no perder detalle de donde estaba o a donde iba y para acribillar a preguntas al pobre hombre. Cuando voy a darme cuenta… ya habíamos parado. En Rossmarkt, que no era ningún pueblo, era una estación de buses!!!!! y lo peor de todo es que estaba a menos de un kilómetro!!! Ò.Ó en ese momento me indigné conmigo misma. Estuve tan cerca! pude haber llegado!! pero creí que no era pertinente ponerse a andar hacia lo desconocido a la una de la madrugada. Esos dos euros me dolieron profundamente (me los pude haber ahorrado! jolín! ) Allí, en la estación las Dársenas estaban ordenadas en forma circular y alfabéticamente (A, B, C..) hasta la K , y la estación estaba rodeada de tiendas “Alle 1Euro” bastante interesantes que estaban cerradas porque eran las 5 y media. Me pregunté a mi misma si algún día volvería a ese sitio, también era bonito pero solo era de tránsito. Le pregunto a un montón de gente anciana que idea de inglés tenía poca.. Obviously les tuve que preguntar en alemán. Wo ist Dittelbrunn?? pregunté como 25 o 30 veces y ni el tato sabía ni qué ni dónde estaba eso. Yo por supuesto.. tampoco.

Los del Workcamp me dieron una “guía” para llegar. Primero ponía que tenía que ir a Schweinfurt o a Rossmarkt. Primera decepción personal: eran el mismo sitio, Rossmarkt era el centro de la ciudad de Schweinfurt. Bueno, eso era beneficioso para mí porque estaba cerca. Complicación primera una vez en la estación: había autobuseros bordes.. un poquillo. Creo que por el hecho de madrugar. Estaba más desesperada que un erizo boca arriba corriendo de una dársena a otra y sintiendo el irrefrenable deseo de ver qué cosas venden por un euro. A esto que me mandan a la dársena I (anda como mi nombre.. ) va.. guay, en esa dársena pregunto si van a Dittelbrunn y se me quedan con una cara como diciendo “Que diablos es eso?”  O.o ok.. me dicen que ahí no es, que es en la dársena K (uh.. K, como Kaulitz, buen presentimiento !) me monto, le digo que voy a Dittelbrunn y me dice que eso está a las afueras y el recorrido original del bus no llega pero que me puede acercar. Vamos bien.. Voy a pagarle y me dice que no, que ya he pagado ( Ohh mein gott It’s freeeeee!! )

Va, hasta ahí.. bien. Con hambruna y eso. Veo calles pasar.. calles largas.. y todo lleno de casas, se supone que el Camp estaba en un gimnasio! no me encajaba ahí un gimnasio. Salimos.. salimos un poco más hasta que veo el cartelito de “Schweinfurt” como que se acaba y el de “Dittelbrunn” que acabamos de entrar. Bueeeno.. sube calles baja calles.. y yo ni zorra de donde estaba. Ya no sabía si confiar en el señor.. eso me parecía super lioso.

Me dice que me baje, en un sitio donde no hay ni parada de bus (el hombre se excedió de su servicio para acercarme y todo..) y me indica qué calle debo tomar para ir a Marienbachzentrum (Es largo el nombre.. y difícil.. lo sé) A todo esto que me veo arrastrando mis maletones que hacían más ruido que un tanque por unas calles desiertas.. Vacías! Ogggg en que me veo de encontrar la callecita! Marienbachzentrum. En mis desvaríos.. por la calle con mis maletas, me quedo mirando a un gato, conexión total.. Lo acaricio, qué mono! eso fue lo mejor de la mañana!  *-* Sale una chica y su abuela a recoger al gato y rápidamente les pregunto dónde está Marienbachzentrum. Me dice que pasando el colegio, muy lejos, varios kilómetros y que estaba junto al colegio. Ok. Kilómetros y yo sin provisiones. Y arrastrando las maletas.

Después de hacerme la san Silvestre alemana miro la guía que me dieron. “Sigue las señales amarillas” No sé si es que me vieron cara de Dorothy en el Mago de Oz pero yo no veía nada amarillo! Me dio por mirar más arriba. Frente a las casas, había postes con señales y unas de ellas era amarilla, abajo azul y gris. Debe ser eso -pensé- Pues qué haces que no las sigues? -me dije-

Con la tontería de seguir los cartelitos amarillos encontré la primera señalización de la calle Marienbachzentrum. Entonces bendije las señales amarillas, después me enteré que esas señales están ahí siempre, indican el número de cada casa para el cartero, de ahí el color amarillo.

Pero llegué, lo importante es eso ¿No? PUES NO!!! Era enoooorme el recinto ese y tenía un estanque y todo. Pero voy a entrar y.. cerrado.. doy más vueltas… cerrado.. Veo por las ventanas que hay gente dentro.. limpiando.. pero estaba todo cerrado!! He llegado hasta aquí para que esté cerrado!!!!???? NOP! Me pegué al cristal de una de las puertas con ojitos de gatito de Shrek esperando que alguien se compadeciera de mí. (El césped de detrás de mi tenía una pinta fantástica para mimir un poco.. )

Me abren, y yo taaaaan feliz, sea lo que fuera eso.. Y me quedo mazo rayada mirando el percal. Una mesa con galletitas, ositos de gominola, patatas fritas… El hombre me dice que ya se tiene que ir, que ya había terminado de limpiar la pista del gimnasio. Ok.. pues no sabía si tenía compañía o no. Y esas chuches tenían una pinta tremenda. No eran mías no sabía si podía comer. Había una silla, me siento.. oh que gustirrinín, algo acolchado! *-* con mis maletas, mirando al vacío intentando no pensar en el hambre.

A lo que me aparece un chico, en calzoncillos.. recién levantado de no sé donde, francés.. que me dice buenos días. Yo lo flipaba O_O como sigo flipando ahora.

DONDE

ME

HE

METIDO

EH???

Eso me dije, nada tenía sentido a lo que vienen todos, un montón de muchachos y muchachas varias.. O_O en pijama, despeinadas .. luego otro casi desnudo.. se sientan todos a sacar mil y una galguerías para desayunar! Patatas, embutido, queso de untar con sabor a curry.. me hablaban todos en inglés y doy gracias a que pude decir si con la cabeza. Estaba tan concienciada de hablar alemán que me olvidé del inglés. Me salían 4 palabrejas sueltas. En ese momento en el que INTENTABA hacerme el desayuno.. maldecía constantemente el sistema de aprendizaje de lenguas extranjeras en España. Qué mojón!

Termino de desayunar, todo el mundo me parece majo.. pero tengo un sueño que me muero.. Me dicen que tengo que “montar mi cama” y yo pensando “Soy capaz de dormir en el suelo, dejadme dormir! ” … sale la líder del campo..diciendo que la primera líder no está que ella es su sustituta y que ahora teníamos que ponernos a TRABAJAR

Veo a la gente moverse como hienas hambrientas yendo a la cocina industrial que teníamos preparándose bocadillos y yo pensando “Joder, estos alemanes, que se han comido a dios por los pies y no han dejado ni las migas y ahora se llevan dos o tres bocadillos cada uno para el camino” Flipaba en colores.

Luego entendí el porqué de tanto bocadillo. Esa era..nuestra COMIDA!

Seguía despierta, suplicando que alguien me diera más cafeína o tendrían que arrastrarme con un remolque hasta “casa”. A las doce, un descanso en nuestro “trabajo” para “comer” Si. Comían a las doce.. yo me llevé una tristes galletitas.

Sueño y hambre…mala combinación.

CONTINUARÁ

2 comentarios en “Segunda parte de mi Experiencia

Deja un comentario