Autodefimío

Cómo empezar…Uhm…Ah, sí! Hola a mí misma como única lectora. Ajá y me hablo a mí misma en tercera persona porque muy cuerda no estoy. Ya que es mi diario on-line pues aprovecho este post para darme un homenaje. Antes de empezar que conste que va a ser una apología al egocentrismo más puro, lo que viene siendo un post de mí, sobre mí, escrito por mí y para mí (como solo lo voy a leer yo y porque no me queda más remedio que leerlo ya que mis ojos siguen pegados a mi cara y…medianamente abiertos)

Empiezo por lo más basicucho: El género. Género indefinido. En mi DNI pone que soy una mujer pero no sé en qué puñetas se basan. Creo que por esta incógnita que me persigue desde que el mundo es mundo mis gustos se han visto clasificados dependiendo de si soy un tío o una tía. Todavía no lo sé y veo difícil despejar dicha incógnita.

Ahora que lo pienso esto de los gustos es como una carpeta y sus subcarpetas … lo dicho, un caos. También hay partes de mí que tengo como “no clasificadas” y otras tantas que ni yo misma entiendo. Vuelvo al dilema del principio que no sé por dónde empezar. Bueno…cuando alguien me conoce o yo conozco a alguien lo primero con lo que se topa es con.. no sé… cómo decirlo sin herirme a mí misma los sentimientos… Con una niña impertinente. Viva la sinceridad. Si alguien por accidente está leyendo esto…que se marche. Fuss fuss ¬.¬ Qué haces cotilleando mi diario?!

Para todo aquel internauta extraviado que por azares del destino ha acabado aquí que sepa que si lee esto y luego ve a algo parecido a una chica con dos barras de pan en la cabeza a modo de orejas de conejo es que se ha encontrado conmigo y le ruego que huya lejos antes de conocerme demasiado.

Por algo por lo que no creo que me vayan a reconocer nunca es por mi estilo a la hora de vestir. Paso de ponerme una sudadera enorme con estampado de videojuegos a ponerme vestiditos con sus taconcillos…y eso no hay moda que lo sustente. En pocas palabras…por las mañanas me peleo con mi armario y lo que llevo puesto es resultado de esa pelea. A veces gano, a veces pierdo…y alguna vez que otra he olvidado quitarme el pijama. Lo segundo por lo que no creo que me vayan a reconocer es por ser precisamente inteligente. Yo misma he notado cómo los años han acabado haciendo estragos en mí y cada día estoy más tonta. Igual que el “Antes todo esto era campo” mi mente es un “Antes no sufría semejante retraso mental”. Digamos que la pubertad me ha dejado ridículamente mediocre.

Por algo por lo que sí (y menos mal..) alguien me recordará (que lo dudo…somos seres inferiores condenados al olvido) es por mi espontaneidad. Esa misma es la que me hace cometer las mayores tontás que se han visto y se verán jamás. No se le puede llamar inteligente a alguien que dirige el tráfico con un cuchillo de goma y vestida como el tío de Scream, no, o sea, NO. Partiendo de ese punto, todo lo demás forma parte de un agujero negro de gilipollez que absorbe todo lo medianamente decente.

Aún así otra cosa que creo que es muy mía, mi criterio, no se ve afectada. De igual forma que soy muy crítica conmigo misma tampoco me corto en serlo de puertas para afuera. Lo malo es que mis juicios son mayoritariamente negativos. Será que el mundo está lleno de mierda ..qué sé yo. No sé, a priori creo que es lo más “importante” (ya me digo yo a mí misma que qué clase de importancia tiene una “persona” entre…¿siete mil millones?) de esta autodefinición sobre mí (no..el título no es una falta ortográfica ni de expresión).

¿Por qué acabo como el perro y el gato con casi todo el mundo? pues eso obedece al simple hecho de que o bien no son buenas personas y por lo tanto todo lo que les conforma me provoca animadversión o también porque para conocerme a mí hay que echarle huevos, tiempo y ganas. Todas esas personas (si es que se les puede llamar así..) que ya desde el minuto uno me tienen entre ceja y ceja y no hay ni un solo movimiento mío que no sea criticado por ellos…por antonomasia me caen mal pero mal para toda la vida. Es más, creo que hasta sus descendientes me caerían mal.

A ver, sería una tonta si me cayera bien alguien que no me soporta, vamos…creo. Como me gusta hablar, en lugar de decir qué es lo que me gusta o agrada de forma directa prefiero deleitarme diciendo qué es lo que no aguanto.

LO QUE ODIO:

-Las víboras parlanchinas: generalmente son tías pero ¿por qué no un tío? no me gustan esas personas que van de una a otra contando determinadas cosas fuera de contexto para poner a unos contra otros con el fin único de divertirse.

-Los colonizadores: llamo así a la gente al más puro estilo de Colón. Llegan para dar por culo, te invaden el espacio vital, se meten donde no les llaman y me ponen enferma.

– Los Isabel Pantoja: Esas personas que tienen como estilo de vida lo de “Los focos hacia mi persona”, los que cuya bandera es un YO gigantesco con una foto de su cara…esos que interrumpen cualquier conversación con una anécdota poco interesante a la par que estúpida que no tiene que ver con lo que se estaba hablando. Es superior a mis fuerzas hablar o estar cerca de una persona cuya única meta en esta vida es sentirse superior al resto y más por cosas tan superfluas como el dinero etc etc

-Los titiriteros yonkis: Esos humano-dependientes tocapelotas. Tocapelotas a mí, para el resto tienen disfraces diferentes. Bajo su pérfida forma de ficticia delicadeza y fragilidad atan a sus víctimas que luego pasarán a ser sus marionetas. Chantaje emocional es su lema y son especialistas es lagrimitas de cocodrilo.

-Los chupasangres: Tras 20 años de investigación he llegado a la conclusión de que son sanguijuelas. Estos bichos a los que me refiero no aportan nada, se nutren de las personas de su alrededor y cuando ya no sirven pues se caen del cuello de sus víctimas.

-Los falsos afligidos: Estos despojos de la sociedad que poco tienen de desechos. Esas personas que conocen perfectamente sus límites y sus capacidades pero prefieren decir que no saben hacer nada con tal de recibir apoyo y arropo del grupo en el que se encuentren. Hago un inciso. Puede parecer que yo sea una falsa afligida pero no, lo que digo sobre mí es lo que veo ni más ni menos, ni busco que me alienten ni me animen ni mucho menos quiero que mientan en la cara diciendo cosas que no son. Fin del inciso.

-Los Blackberries: Sí, me refiero a esos que te cuelgan de los tobillos y hacen que andes arrastrando los pies. Tienen una obsesión contigo que roza lo anormal. Cuando son amigos son de esos que quieren ir hasta al váter a cagar contigo y no entienden ni de lejos que quieres tiempo para ti, no conciben el hecho de que tengas más amigos, a la mínima de cambio (celosos) te reprochan que no pasas suficiente tiempo con ellos, te exigen más y más. Normalmente suelen ponerse en pedestales que no les corresponden (algo así como que alardean de ser tus mejores amigos pero luego no saben cómo te apellidas). A estos especialmente les tengo un asco..pero un AAAAASCO. Son increíblemente insoportables y si se te ocurre decirles que cambien (ya que su estilo de vida es insostenible) ya te culpan de todos sus males.

….y por último…

-Los “Descartes”: Estos se saltan la parte del “cogito” y van directamente al “ergo sum” o mejor dicho “EGO”. Egoístas, me voy a dejar de eufemismos. Cuando uno es egoísta por regla se te adhieren todo tipo de defectos desde la falsedad, la mentira, la codicia, el ser desagradecido y un insensible que lo único que te importa eres tú mismo… Digamos que la alimentación del Ego no es variada, es siempre lo mismo lo que cambian son los métodos para obtener esos alimentos. Es una persona a la que cabe decirle de todo y nada bueno porque cuando se propone conseguir algo (y digo conseguir…como si fueran objetos o premios) se vale de cualquier arma para ello.

Y ya para acabar, una breve mención a los “Caja de galletitas danesas”!! un nombre muy largo ¿verdad? me refiero a aquellos que son algo por fuera, parece muy bonito, llamativo y delicioso pero cuando lo abres descubres que solo hay hilos enredados. Personas nada sinceras con la mentira por bandera pero que para su cometido (tener galletitas danesas dentro) no sirven, son completamente inútiles y pretenden llenarse (hacer interesante su existencia..) con hilos…un montón de mentiras enredadas que no hay por dónde cogerlas.

Obviamente todo aquello que me gusta es lo contrario a lo que aparece descrito arriba…sea quién sea que lo lea…no se tiene que devanar mucho los sesos.

Chao.

 

 

 

 

 

Espeeeeeraaaa!!!! Cómo olvidar a los “gestálticos”?!?! Estos son, como la teoría psicológica, una suma de todas las partes que he puesto anteriormente. Una especie de co-co-co-combo de mala persona

^-^ Ahora sí…Adew

 

 

Deja un comentario