Archivos mensuales: marzo 2014

Partido de Fútbol a la alemana

Bueno, no voy a contar los días que estuve allí uno por uno porque, entre mi forma de escribir y el tiempo que estuve, no acabo nunca. Ya el mal rollito estaba presente, lo intuía, llamadlo “X”, o no, llamadlo mejor “A Mina no le gusta que le nieguen la verdad en la cara”.

Los grupitos ya estaban hechos, muy poco equitativos pero hechos al fin y al cabo. La piñita del Mediterráneo, MI PIÑITA ..eramos 4 –> una chica turca (Gizem) una pareja de italianos (Cristina y Francesco) y yo (Mina) mientras que los otros eran siete u ocho (no me acuerdo, memoria selectiva, me vengo a acordar de lo que me da la gana ¿No? )

El mal rollito empezó con lo típico.. el no decir las cosas a la cara, siempre por la espalda. Si me dices que son cosas de críos pues vale, te lo admito, pero no, eran unas elucubraciones dignas de ser vistas por un psicólogo.

Para los que no me conozcan.. yo hago tonterías como si no hubiera mañana, siempre.. y dio la casualidad de que a los siete u ocho que quedaban o no le gustaban, o no las soportaban, o nos tenían envidia porque nuestro grupito era suuper feliz y nos reiamos con cualquier cosa mientras que los otros siete u ocho taciturnos y asociales trasnochados no hacían más que criticarnos.

Obviamente, esa no era la mejor situación para hacer amigos, pero es que ni siquiera me dejaron intentarlo. No me rayé por eso. Ahora hablo con mi grupo como si fuéramos vecinos. A los ojos de todos (influidos por la rusa..como no) eramos unos inmaduros estúpidos (Nada más lejos de la realidad.. oiga..) así que, sin quererlo casi, les hicimos ver que ni eramos estúpidos ni inmaduros y ya de paso, dejamos mal a los que lo dijeron. Y un claro ejemplo de la efectividad de nuestros actos ante todos fue el partido de fútbol.

Sigue leyendo Partido de Fútbol a la alemana

Primera noche en Marienbachzentrum

Después de mi súper contundente desayuno de TRES galletas (parecidas a las príncipe) y estar despierta más de un día y medio…no era persona. No lo era. PARA NADA! Si no recuerdo nada de lo que hice mientras trabajábamos es seguramente porque no era consciente. Nos fuimos a una especie de parque de bomberos pero sin bomberos, desde fuera veías camiones, coches grandes furgonetas.. No sé exactamente como llamarlo en español. Como pude, supliqué algo de cafeína y me dieron una botellita de plástico que ponía “Cola Mix” a mi…mientras tuviera burbujitas para abrirme los párpados y cafeína para animarme…me daba igual..o eso creía. Acerco la botella que contenía lo que yo pensaba que era un divino néctar de los dioses para reanimarme pero NO! Me reanimé, sí, pero no por la cafeína. Era algo parecido a la cocacola pero demasiado distinto.
Sigue leyendo Primera noche en Marienbachzentrum