Partido de Fútbol a la alemana

Bueno, no voy a contar los días que estuve allí uno por uno porque, entre mi forma de escribir y el tiempo que estuve, no acabo nunca. Ya el mal rollito estaba presente, lo intuía, llamadlo “X”, o no, llamadlo mejor “A Mina no le gusta que le nieguen la verdad en la cara”.

Los grupitos ya estaban hechos, muy poco equitativos pero hechos al fin y al cabo. La piñita del Mediterráneo, MI PIÑITA ..eramos 4 –> una chica turca (Gizem) una pareja de italianos (Cristina y Francesco) y yo (Mina) mientras que los otros eran siete u ocho (no me acuerdo, memoria selectiva, me vengo a acordar de lo que me da la gana ¿No? )

El mal rollito empezó con lo típico.. el no decir las cosas a la cara, siempre por la espalda. Si me dices que son cosas de críos pues vale, te lo admito, pero no, eran unas elucubraciones dignas de ser vistas por un psicólogo.

Para los que no me conozcan.. yo hago tonterías como si no hubiera mañana, siempre.. y dio la casualidad de que a los siete u ocho que quedaban o no le gustaban, o no las soportaban, o nos tenían envidia porque nuestro grupito era suuper feliz y nos reiamos con cualquier cosa mientras que los otros siete u ocho taciturnos y asociales trasnochados no hacían más que criticarnos.

Obviamente, esa no era la mejor situación para hacer amigos, pero es que ni siquiera me dejaron intentarlo. No me rayé por eso. Ahora hablo con mi grupo como si fuéramos vecinos. A los ojos de todos (influidos por la rusa..como no) eramos unos inmaduros estúpidos (Nada más lejos de la realidad.. oiga..) así que, sin quererlo casi, les hicimos ver que ni eramos estúpidos ni inmaduros y ya de paso, dejamos mal a los que lo dijeron. Y un claro ejemplo de la efectividad de nuestros actos ante todos fue el partido de fútbol.

Un día como otro cualquiera en el que la camp-leader se despertaba con la idea de hacerme perder los nervios, estaba desayunando cereales de canela mientras ella me soltaba una murga de porqué he abierto una caja de cereales si había otras empezadas. Quien me conozca puede intuir mi respuesta y quien no, pues ahí va.

-Abrí la caja de cereales por una mezcla entre “no he visto donde estaban los otros”(la rusa los había escondido, zorra), “los que hay abiertos no me gustan” y “porque me da la gana”

Aún ni con esas entendió que meterse conmigo por la mañana no es buena idea, porque repitió lo mismo mañana sí, mañana también. Creo que era tonta..sinceramente. O eso o no acababa de pillar mi sarcasmo.

La dichosa camp-leader dijo algo de un partido de fútbol, como siempre, a su manera, una en la cual yo no oía o no entendía una mierda de lo que decía. Hasta que a la hora viene el alcalde y me pregunta si es que no me gusta el “Fussball” y yo: -¿Eh? (pensando: la h*jalagranp*uta de la líder …otra vez) Bueno, que le dije que si, y además que me pusiera de portera, ahí, a sufrir!

Pasaron dos días, se supone que estábamos todos apuntados pero horas antes..las chicas se rajaron (sobre todo la rusa…qué poco le gustaba moverse a esa también) y yo como “Bah..solo es un partido de fútbol seguro que contra críos de un colegio… Sí… PUES JÁ! ni críos ni colegio.. el campo de fútbol era uno reglamentario y mis guantes también…El más pequeño allí debía tener unos 23 años… Nos apuntamos sin saberlo a una mini-liga de fútbol con los equipos PROFESIONALES del pueblo.

Cuando vi a un montón de alemanes ENORMES y resalto lo de enormes porque lo eran, unos más mayores que otros, cuando los veo practicando tiros en la portería..que parecía que le iban a hacer un agujero a la red.. entonces entendí que nunca jamás después de aquello volvería a usar mis manos.

Claro.. antes, como no sabía quienes iban a jugar me extrañaba que el alcalde y el hijo del alcalde se sorprendieran de lo valiente que era por ponerme como portera…ENTONCES LO ENTENDÍ …Iba a morir… como poco.

Por un momento obvié que posiblemente me iban a masacrar en uno de los partidos (fueron seis, pero afortunadamente eran cortos.. menos mal) cuando vi a una tropa de tíos meterse en los baños de las chicas, sin ir más lejos.. en MI BAÑO! pillé al más alto/adulto por banda y con mi mirada del tigre clavada en la suya y mis micro manos agarrándolo por la camiseta le dije que como viera un calcetín sucio, una toalla fuera su sitio, una mota de barro o incluso un solo pelo en el suelo.. el baño lo iban a limpiar todos con la lengua y que ninguno se atreviera a rechistarme o se tragaban la ropa sudada del partido.

Más que nada..porque el baño lo limpié el día anterior (que luego dicen de lo escrupulosas que somos las tías pero nada que ver…mi parte y la de mis amigas estaba limpia, el resto era una puta pocilga)

Lo dicho, el alemán con sus ojazos azulones..asiente repetidas veces intuyo que asustado..y se va a decirle lo mismo a sus compañeros en alemán. Yo por si acaso puse un cartel de “no ensuciar” en la puerta con la frase “peligro de muerte” abajo por si acaso no había calado el mensaje.

Hacía un sol de justicia.. es más, jugué en chanclas.. nos estábamos asando de calor LITERALMENTE (creo que sudé más jugando que durmiendo en la habitación-solarium) el primer partido lo pasamos a secano, yo ya tenía la lengua como el desierto del Gobi y no sé si fue por la sed o el sol que me estaba achicharrando los sesos.. conseguí parar 3 de los 5 tiros que iban a mi portería. He de decir que todos eran el doble de grandes que yo y la portería hacia cinco o seis de mi en longitud, o sea que lo mío me costaba. Pues al lituano no se le ocurrió otra que quitarme a mí y poner a otro, al checo de los abdominales de acero.

Aproveché para ir, cual lagartija con cantimplora a por agua y a por una pinza para recogerme el pelo. Como soy una basta y me moría de calor, no me bastó con beber agua, me tuve que meter en la fuente para rehidratarme. Al volver, más feliz que una perdiz me encuentro con el percal de que nos metieron 4 goles más, es decir, no paró ni uno ( mucho abdominal.. pero luego tenemos manos de mantequilla eh? ) vamos.. lo flipé pero como me quitaron de mi legítimo puesto decidí hacer sufrir al lituano y que les dieran una paliza. Y como me pareció bastante lamentable la situación en la que estábamos, me crucé el campo por detrás unas cuatro veces mientras me echaba al lomo una mesa, cinco sillas, una sombrilla, 4 botellas de agua que fui rapiñando de por allí y una nevera improvisada que hice con un cubo y agua helada de la fuente.

Cuando acabó la primera parte (15-20 minutos) los Personal Onions (así se llamaba nuestro equipo) iban perdiendo 6-0 ..algo bastante doloroso..Nada más ver el tinglado que monté en un momento fliparon..en colorines.. todos menos el lituano, eh le costaba reconocer que se equivocaba. Además tenía una sorpresita para todos, rapiñé también unas toallas y las mojé; le di una a cada uno ..que el sol nos estaba pegando bastante fuerte. Como era de esperar .. se preguntaron quien puso todo eso ahí y cómo.. y cuando dije que era yo fue como WOOOOOW! es lo que pasa cuando subestimas a alguien.

Me llevé un montón de palmaditas y otro puñado de gracias menos del lituano, que para no ceder, se sentó en el suelo, ni bebió agua ni cogió su toalla a pesar de que le cogí una para él. Francesco que jugaba también con nosotros en italiano me soltó que por qué hacía eso por ellos si no se lo merecían y yo le dije que lo hacía porque yo no era como ellos.

Bueeeeeno.. la tarde pasó, para unos más rápido que para otros, a mí me devolvieron mis guantes que me estaban extremadamente grandes, yo continué corriendo como una jabata de una punta a otra del campo y de la portería. Ahí tó’ chiquitilla parándome todo lo que me echaban, unos alemanotes con unos 40 años de edad a sus espaldas, tiraban hasta con recochineo pensándose que iban a marcar y no e.e. Con el sol de frente o de espaldas, conseguimos todos (y digo todos porque eramos un equipo, diferencias aparte) ganar dos partidos de seis que jugamos.. quedamos quintos en la liguilla esa y nos dieron un premio de 10 euros en salchichas ( sí! super lógico! allí estaban todos cuadrados de gimnasio y el premio eran salchichas atascadas de grasa!.. bueno el premio para los primeros eran salchichas y cerveza.. ._. así que me siento afortunada)

Cuando nos fueron a dar el premio, parte de mi equipo, sobre todo el checo ewe me llevaron a empujones a donde estaba el alcalde y el micrófono.. Para dos cosas: resaltar que entre tanto tiarrón solo jugamos de chicas otra alemana y yo ..y lo otro era para darme las gracias por haberme ocupado de ellos durante los partidos *-*

Ahora es cuando viene la parte de “Y así acabó todo..” pues no! Aún faltaba algo… Me fui, hecha polvo a la fuente a beber agua..y con la coña de la euforia de jugar o ganar uno de un equipo no se le ocurrió otra cosa que echarme un botellín de agua gélida por la espalda …pues se ve que no se la olió pero conforme me di la vuelta y el se reía como una hiena, tapé el agujero del grifo fuerte fuerte haciendo que saliera un chorro de agua a presión que lo mojó de pies a cabeza. Todo entero. IPhone incluido. Yo…Sonreí como siempre y me fui a por algo de comer antes de que me diera por morder mis guantes. Se pensó el pobre chico que no le veía y no le vi pero le oí reírse bajo y correr tras de mí con otra botella de agua. Me aparté el pelo del cuello para que viese los ojos qué tengo ahí puestos, pues en estas que flipó el alemán en colorines, me di la vuelta, cogí su botella de agua y se la vacié con recochineo por la cabeza.

Lo que viene siendo un “Ahora si quieres vienes a por más” …¿no?

CONTINUARÁ

 

Deja un comentario