Mi Experiencia en Alemania

Es digna de ser contada. De esto que te crees que vas a acabar en un mundo diferente, futurista y fantástico. Pues más o menos…

Partimos desde el principio, el Aeropuerto de la T4, dificultad number one: Aparcar. Mucho aeropuerto laberíntico pa na’. Una vez allí, segunda dificultad, no morirte de vergüenza mientras andas descalza y dejalichada por medio aeropuerto porque en tus zapatos y tu ropa hay una “amenaza” de bomba. Son solo cremalleras ¬.¬ Algún caso habrá de bombas encontradas en zapatos.. pero ese no es el caso. El caso es que vas arrastrando tus pies cual pulpillo con unos calcetines de plástico azules cantosos como ellos solos.

Después de pasar todo el control aduanero, o antes.. no recuerdo bien.. dificultad añadida! convencer a tu madre para que te suelte, si por ella fuera, perdías el avión y todo. La mía me dio mas besos y abrazos que en toda mi existencia. y encima para rematar te mira con esos ojillos de “por favor… no te mates” Claro, le dicen a mi mama que me voy a un “Campo de Trabajo” en Alemania y menos volver ya pensaba ella en cualquier cosa. Yo me autoconvencía para mis adentros “no van a haber pijamas de rayas, ni te van a rapar… Vaya mierda de gente! a todo el que le digo que me voy a trabajar a un campo ya piensan en el enano austriaco del bigotito” El level pro de las bromitas fue para ..(redoble) Jose de Murcia! (el otro, conozco a dos) que me dijo “cuidado con las duchas!”

Bueeno, después de que tu mami haya despegado sus potentes ventosas de ti y te deje libre hacia la aventura .. Problemaco y de los gordos: Un GPS deberían poner en el aeropuerto, no había forma de encontrar el famoso puesto de iberia. O.O y yo veía a la gente desorientada moviéndose al son de una sola persona, imitando sus pasos como si fueran un banco de peces, .. y yo la única tonta que iba por libre.

Luego ya empecé a respirar más tranquila, estaba en la sala de espera, mirando fijamente al avión encargado de llevarme hacia las Alemanias de la Merkel..y no podía evitar pensar en.. “Tienes más posibilidades de que un rayo te caiga dos veces antes de tener un accidente en el avión” .. o “Avioncito bonito.. no te rompas porfis en mitad del vuelo..”.. bah.. pasé. Soy así.. me puse los cascos al 32 de volumen y pa dentro del avión.

Entonces .. tachán tachán!! una chica me dice que se me ha caído la tarjeta de embarque… OC! si no llega a ser por la chica maja.. me quedo en tierrraaa!!!

Me monto en el avioncete.. no es que sea el Air Force One pero .. no está mal. Yo y mi asiento en ventanilla.. cuando toda la gente sube hasta el más super rezagado me doy cuenta de que los dos asientos colindantes al mío.. Están… Vacíos. Se me queda una cara de satisfacción interior de saber que nadie te va a perturbar el vuelo. Que nadie se queda dormido en tu hombro y te hace las cataratas del Niagara con babas en tu camiseta.. Oggg.. me puse mis gafas de sol con la bandera alemana y me recosté más ancha que larga.

Esa cosa arranca y va conduciendo como un scalextric por toda la pista, veo a la gente y rompiendo con el tópico.. No, no parecían hormiguitas. El capitán, super majo, y además con ese tonito de “soy un capitán molón e.e parto toda la pana..” me daba seguridad, bueno.. me puse el cinturón para mi era ya un exceso de seguridad.

WOHOHO! primeros problemillas a bordo! una tormenta se acercaba a Madrid y la tuvo que atravesar. Eso significa… Turbulencias. Pues creo que fui la única que se lo pasó como una enana en el avión. Eso parecía la Masa (una atracción de la Feria) y me reía como una cría. Qué momentasho xD Los de al lado de la otra fila me miraban con cara “Te parece gracioso, no? Nos podemos matar y tu te ríes” Y yo le miraba con cara de “Pueeeeees.. Si , me río. Qué pasa? me lo estoy pasando bien”

Como es típico en mí, me llevé un estuche y un diccionario por si me tenía que comunicar a base de dibujitos. A todo esto.. hurgando en mi mochi, después de alcanzar altura de crucero y traspasado las turbulencias.. me doy cuenta de que no llevo papel. DIOS NO TENÍA PAPEL!!!! El capitán dice que estamos sobrevolando París, la ciudad de esa torre raruna, los croissant y Disneyland. (Si, me he cargado el mito de la ciudad del amor, me parece más glamourosa Frankfurt con su puente lleno de candaditos) Y ahí en ese preciso instante pienso en escribir una carta On Air a alguien.. pero ¿DÓNDE? Ahí me vi asaltada por el instinto Mcgyver .. y escribí la carta en una de las bolsas de vomitar. Muy cool y original.

Va.. pasan las azafatas con su super carrito de comida y su super moño de pelo incorruptible con forma de donut que hacía las veces de cartel anunciador.. las miro.. me miran.. miro la carta de comiditas varias a bordo y me quise morir ahí mismo. Y había quién creía que era barato. 3 euros por un Phoskito, nanai de la china. Yo me llevé mis galguerías de casa e.e Se puede decir que comí como una diosa y no me gasté un centavo.

Aterrizamos como dios manda, con el típico frenazo y rebote del avión. Mi cara era para echarme una foto, es más, me las hice. Bajo del avión .. escalerillas molonas.. nos llevan a donde las maletas la cinta apocalíptica pierde-cosas. Fui.. la que mas o menos recogió sus cosas unos 20 minutos después de llegar al Aeropuerto de Frankfurt Am Main International. Había gente saturada emocionalmente de ver que sus maletas no daban señal de vida, pero los alemanes pensaban en todo, había puestas unas cabinas “Rauchkabinnen” para que la gente fumase .. DENTRO DEL AEROPUERTO!!! I’m fliping . Lo dicho, se metían y fumaban como camioneros desesperados, tanto que la cabina se veía como una caja ahumada toda blanca.

Cojo mis maletas! DOS! una mediana y otra mas grande.. Offf… maldito el momento en el que cogí dos. cargo una sobre la otra porque me iba tropezando conmigo misma.. y llegando casi al final veo en una cinta un bastón raruno.. grande de madera.. Gandalf.. te has dejado la vara en Frankfurt. Me fui riéndome vaya. Salgo del Airport y me “dicen” por megafonía en alemán que debíamos coger un autobús amarillo para ir a la Estación. A la Hauptbahnhof .. bueno, pues menos el autobús amarillo, cogí cualquier cosa, me subí en un tranvía flotante que recorría en el aire todas las terminales de aeropuerto, nos dejaba en la principal y allí ya.. apáñatelas como puedas.

Oh que estrés.. mucha vuelta di para nada.. Estoy en la DeutscheBahn para comprar un billete de bus-tren para Würzburg y Schweinfurt. 36 pavitos solté .. y por lo menos se dignó a responderme en inglés. Del estrés.. me compré un Waffel, la primera Delicatessen que puse en mi boca nada mas llegar. QUÉ RICO!!!! pero era el momento de seguir investigando sobre donde debía coger el tren. Tantas vueltas di que no sabía que ya estaba en la estación principal de trenes. Yo creí que estaba en el aeropuerto. Tecnología alemana.

4 horas.. dios mío.. CUATRO!!!! dando vueltas de un lado para otro mirando los complejos mapas y horarios alemanes en 32 dársenas de tren O.O Ya rozaba la desesperación.. menos mal que una chica turca me ayudó y pude tomar el tren a Würzburg pero era muuuuy tarde!!! T^T .. en el tren me piden el billete de casi 40 euros que compré y me dicen que ya no es válido porque eran para unos trenes en concreto que yo no había cogido. Le pongo ojitos.. de desolación que era lo que tenía y a duras penas le digo que estaba perdida en el aeropuerto y en la estación y no tenía ni pajolera idea de nada.. La buena mujer me comprendió..a mi y a mi situación precaria.. me pica el billete y me dice en un alemán entendible dónde tenía que coger el próximo tren y hacia donde. ALELUYAAA!!! por dos cosas, la primera: ya no estaba tan perdida, y la segunda: Dios.. entendía alemán! y hablaba a duras penas!!!

Como me dijo mi madre “Cada destino es una pequeña victoria, no importa si tardas dos días en llegar, pero si llegas tú sola ya es un logro.” y yo que siempre he sido de orientarme muy bien allá donde vaya, pues me las apañé bastante bien. Llego a las doce y media de la noche a Würtzburg. Allí me entero de que no habían más trenes a ninguna parte hasta las 5 o 6 de la mañana! OGGGG

Ese fue el problemaco más grande al que me he enfrentado ._.  Me tocaba esperar fuera, estaba la estación cerrada, no había baños .. solo unas máquinas expendedoras.. ya con cierta hambre me asomo.. y cual es mi sorpresa!!! Chocolate y Coca-Cola a 50 céntimos!!! VIVAA! cafeína y azúcar. Qué mejor combinación para permanecer despierta 5 horas en la calle protegiendo tus maletas. Y yo tan feliz, .. luego.. un señor que algo de español sabía me dice que me vaya a dormir a un puesto de correos O.o (primer aviso..) o que me tomase un café calentito en un “Bar” que luego resultó ser un puticlub. Qué racha Mina, qué racha. el señor se va.. y yo sigo mascullando chocolatinas y bebiendo cafeína para no caerme de sueño. Curiosamente… y mira que el mundo es grande, me encuentro con un español… y de Benidorm! Por fin! no me vendría mal dejar de hablar inglés alemanizado y retomar mi lengua.. Al final le acabé solucionando a él la vida mientras.. sigo viendo la vida pasar en la oscura y para nada fría noche en Würzburg.

Con la tontería.. vi un amanecer precioso y contemplé como la ciudad despertaba lentamente.. Precioso..

CONTINUARÁ…

 

 

Deja un comentario