Archivo de la etiqueta: WiFi

La debacle de Kindle y otras formas de pasarse a BQ

Alguno o alguna se preguntará ¿Y esta niña que tarda un montón en actualizar el blog? Sí, es cierto, he tardado mucho por una única, sencilla y más que decepcionante razón… Mi Kindle.

Después de que muriera sin previo aviso una semana después de que expirara su garantía, mi corazón de lectora se rompió en tantos trozos como teclas (inútiles) tenía mi difunto Kindle 3 Keyboard. ¿Desolador, verdad?

En uno de mis post cuento, más bien grito a los cuatro vientos, lo exasperante y deprimente que es tener entre tus manos, ávidas de conocimiento y cultura, un más que carísimo E-reader que ha sido ni más ni menos que concebido para morir a los dos años. Creo que no hay mayor expresión del consumismo y de la dejadez. ¿Para qué reparar algo que está prácticamente nuevo y muy bien cuidado? Mejor cómprate otro, así tienes un nuevo libro electrónico y además un pisapapeles rectangular con teclitas… Meh

Un (el que yo consideraba como maravilloso) día, mi desahuciado Kindle, antes mis “lo más abiertos posible” ojillos, empezó a responder. Él solito se puso a actualizarse y a funcionar como si nada hubiera pasado. Habían pasado muchos meses, como ya he dicho lo consideraba un pisapapeles caro con teclas, no tenía ningún tipo de esperanza depositada en él. Me sorprendió y me emocioné, quizás demasiado…

Muchos de vosotros me dijisteis en los comentarios que estabais en mi misma situación. Me preguntasteis qué había pasado, si lo conseguí revivir o si se podía solucionar lo de la obsolescencia. Bueno, siento mucho deciros que no, es irremediable, se puede retrasar pero su muerte es inevitable… Aún así, si alguno de vosotros quiere seguir intentando resucitarlo o tiene problemas con su Kindle (o con otro aparato, no se me escapa una) aquí estoy para ayudar a quien haga falta!

Ni por asomo me iba a imaginar que la nueva vida de mi Kindle resucitado iba a durar lo justo y menos como para dejarme que me rerereleyera ‘Hamlet’ durante mis vacaciones en Dinamarca. Ya hablaré de eso en otro post… Ahora es el momento de quejarse y refunfuñar de lo lindo, pero tranquilos, este post tiene final agridulcemente feliz.

La obsolescencia programada del que había sido mi bien más preciado lo había devuelto a la era de las cavernas donde lo que no se arregla a golpes, se arregla con más golpes. ¿Por qué digo esto? Estaba terminando de leerme uno de los cuentos de Edgar Allan Poe cuando se volvió a rayar, se quedó congelado y le dio, obviamente, por no funcionar…

Bueno, solo voy a decir que … le di de hostias al librito de las narices. Estaba yo tan a gusto… ¡Una no puede salir así como así del oscuro mundo de Poe, y menos por culpa de un libro electrónico condenado al fracaso!

Como volví a depositar mis esperanzas en él…le he dado tiempo. Para que se replantee volver, que los dos estábamos muy bien juntos, que habíamos pasado tantos ratos juntos, fuimos tan felices… Me encantaba cuidarlo y él… Bueno, él era un especialista en el entretenimiento. Eso me atraía tanto de él… Tenía mucha memoria, era muy de anotarlo todo y compartir en redes sociales qué libros había terminado de leer, estaba siempre o casi siempre conectado. Le regalé una funda violeta para que no pasara frío mientras íbamos los dos por la calle, de la mano… Él y yo éramos como uno solo, nos sumíamos en nuestro propio universo de aventuras mientras íbamos en el metro o en el bus. Pero todo cambió… Él decidió dejarme. Yo sin enterarme había dado pie a una relación que tenía sus días contados, confié en él…y así me lo pagó: yéndose para siempre…

Fue traumático como quien dice, al principio todo era negación y una sucesión sucesiva de sucesivos mensajes que rezaban “Vuelve! Vuelve por lo que más quieras!” y con todas mis ganas pensé que iba a volver pero no lo hizo, se fue sin mirar atrás, sin un adiós. Poco a poco me fui desencantando y perdiendo todo el cariño que le había profesado. Pero claro… me quedó un gran graan GRAAAAN vacío en mi entintado corazón.

Vagaba por el mundo, desolada, con un Kindle obsoleto y unos dineros en el bolsillo… Mi descontento hacia este tipo de aparatejos era irreversible o eso pensaba yo… Estuve cavilando sin parar sobre qué hacer con el dinero que me dieron por Reyes porque no quería gastármelo a la primera en una tontería absurda que se me ocurriera en cualquier momento ni tampoco quería ir gastándomelo en pequeños caprichitos por lo que me hallaba barajando opciones como irme a un concierto que hubiera por aquellas fechas o seguir ahorrando un poco más para poder irme a un festival de música más contundente e importante…

Y en eso pensaba, en música… ¿Quién me iba a decir que yo… YOOOO me iba a enamorar a primera vista? (Otra vez…) Y encima de la forma más absurda: matando el tiempo en un Media Markt.

Estaba claro que me aburría como una ostra en la sección de aspiradoras, que la sección de batidoras tampoco tenía mucha chicha, el pasillo de las cámaras era un muermazo y las televisiones tenían tantos K que se me estaban cuarteando las retinas… Mi subconsciente y mis patas me llevaron hacia el rinconcito recóndito de los E-readers justo después de desistir en mi búsqueda de una funda de Mr Wonderful para mi móvil nuevo, el BQ Aquaris M5.5

Frustrada y al borde de un ataque de soberano aburrimiento me di la vuelta! Qué raro, yo dando medias vueltas… Y me di de bruces con un lector de libros…no, qué digo un lector, ese era (¡y es!) EEEEEL LECTOR!! El definitivo! Esculpido por los mismísimos dioses! Una obra maestra de la tecnología! Era…mío!!!!

No podía irme de allí dejando ahí abandonado, mirándome con ojitos llorosos en su pedestal de metacrilato al mejor aparato para leer que ha pisado la tierra. Era imposible no quedarse prendada de semejante genialidad hecha e-book… y, por supuesto, tenía que ser mío. Menos mal que seguía llevando los dineros encima si no me iba a tener que ir a casa de la peor forma posible: con los dientes largos y las manos vacías.

Miré a sus hermanos tan bien trajeados en una caja perfecta, plastificada sin una mísera arruguita, blanca inmaculada que en la parte delantera ponía: CER VAN TES

Ehm… ¿Cervantes? ¿De qué me suena a mí ese nombre? Ah sí, ya me acuerdo…

Inspirador y llamativo. El libro se llama Cervantes. Es un libro con nombre de genio de la literatura. No tengo absolutamente nada que objetar.

Como si el pobre, ahí… débil y vulnerable en su vitrina de plástico fuera un juguete y yo una niña, me puse a juguetear con él, quería conocer todos los entresijos de lo que tenía entre mis zarpas las cuales, ambiciosas, engarrotaba cada vez más alrededor del aparato ansiosamente. Para que os hagáis una idea, esa escena era más parecida a la de Gollum y el anillo único. Estaba claro, era MI TESOOOOOROOOOO!!

Voy a dejar de hablar de mí y voy a hablar de … El nuevo Cervantes… 8GB para atestarlos de libros y más libros, WiFi y Navegador Web porque nunca se sabe cuándo lo vas a necesitar, retroiluminado y con tinta inteligente! Todo un portento de los libros E-books!

Sip! Me enamoré! A ver quién era el listo de dejar correr semejante oportunidad y… me daba penita dejarlo ahí solito. Seguro que en el Media Markt de noche hace frío y no hay nada mejor que el calor que dan las manos…

Y ahí no se queda la cosa… El BQ Cervantes es la panacea de los E-readers. Lee diferentes formatos como .epub, .PDF, .fb2, .mobi, txt… Se adapta completamente a la lectura ya que posee tipografías diferentes (por si estás harto/a de la Times New Roman) y tamaños para hacer más amena la lectura y lo que es más que destacable: al tener unas tipografías de gran tamaño les facilita la lectura a personas con dificultades a la hora de leer otro tipo de letras más pequeñas.

Lo mejor es que si tienes que salir corriendo de casa y te olvidas el e-book puedes retomar tu lectura desde tu Smartphone o Tablet gracias a…. (redoble de tambores, por favor) NUBICO!!! Es tu biblioteca al completo multiplataforma. Todo lo que edites en un libro (Notas, las líneas subrayadas…) TODO estará sincronizado, no se quedará encerrado perpetuamente en un solo dispositivo y para pasarlo de uno a otro no tendrás que hacerlo manualmente.

Yo sinceramente estoy ENCANTADA con todo, con el aspecto de fuera, con el de dentro, con su elegante simpleza minimalista e intuitiva y con eso de que sea…completamente personalizable (Sí, lo tienen con versión para desarrolladores lo que lo hace mucho más interesante) y un precio alentador que acaricia los 130 euros (un precio muy muy competitivo con una relación calidad-precio apabullante que me ha dejado boquiabierta. Me parece barato para el equipamiento que posee este pequeño gigante). Además si sois como yo que voy con la lengua a cuestas y los idiomas son vuestro punto fuerte también está dotado de unos magníficos diccionarios 😀

No os quejaréis! Es español! Y muy bien dotado jajaja

Dios, reboso felicidad…

Ah, algo que tampoco pasa desapercibido es el MARAVILLOSO ESPECTACULAR Y SÚPER EFICIENTE Servicio Técnico de BQ!

(No como oooootroooosss, desarrapados de Kindle ¬.¬ )

Y si no me creéis, solo tenéis que probarlo 😉

 

Muchas gracias y Feliz Año (perdón por la tardanza) 2016! A mí me han hecho el mejor regalo de todos: recobrar el hábito de la lectura y que siempre SIEMPRE sea un placer devorar libros.

 

“Ya me dejó una vez, y le esperé pero dos, no. Ahora me he buscado uno más guapo, más listo, más potente y estoy segura de que me va a rendir mejor!”